jueves, 24 de julio de 2014

EN LA MESA DE AL LADO


EN LA MESA DE AL LADO

En la mesa de al lado, alguien discute las tremendas implicaciones de ser árbitro de tenis.
En la mesa de al lado, alguien se pinta los labios de un rosa pálido, un rosa que no debió haber sido inventado nunca, un rosa triste y criminal. 
En la mesa de al lado, alguien mira radiografías y dice lo importante que son las vértebras para el ser humano en general.
Día tras día, la gente que se sienta cerca mío en los bares, son de lo más toca cojones que he visto en mi vida, son de lo más toca cojones que hay.
En la mesa de al lado, chillan en lugar de hablar, parece que esten sentados en mesas distintas una en cada punta del bar.
En la mesa de al lado, siempre hay los que hablan de cine contando el final de las peliculas
Y yo sospecho que debe haber algún torneo clasificatorio en alguna parte, que hay un ranking, que se entrenan. 
Supongo que el premio mayor es pedirme un sobrecito de azúcar, o preguntarme la hora, o tocarme la silla con el respaldo de otra silla.
Algo de eso hay, porque siempre tiene que haber  gente rara en la mesa de al lado.