viernes, 25 de julio de 2014

SOLO Y MAL ACOMPAÑADO


Una amiga me ha llamado y me ha dicho parece que estas muy cabreado, pues no digo, lo diogo por lo escrito, pues si da esta sensacion.

Completemos una trilogía que llamaremos "ESTOY CABREADO"

SOLO Y MAL ACOMPAÑADO

Me molesta la gente que habla muy fuerte en un bar o en un transporte público, con alguien en persona, o por teléfono. Me molesta la cara que ponen cuando gritan por un teléfono  barato y pegado con cinta adhesiva, dando instrucciones para que alguien saque de nevera los raviolis para la noche,    pero igual no recuerdan si quedan raviolis, y lo dicen como si tuvieran la hermosa cortesía de permitir que el resto de los presentes nos enteremos que les va muy bien, que su vida está plagada de situaciones de tanta relevancia.
Me molesta la gente que pide ‘una lágrima de cafe’, en un bar, porque es casi nada de café y, por cuantificarlo, por ponerlo en números, noventa y tres por ciento de leche, y entonces casi no se puede sentir el café, entonces significa que no están tomando nada.
Me molesta la gente que cuando llueve sale a la calle super equipada, tiene chubasquero, botas de agua y paraguas, jamás te cederían el carril interior de la acera, aunque vean que vas descalzo y sonríen de lo precavidos que han sido, de cómo la lluvia no los moja.
Me molesta la gente que se detiene en la calle porque hay una promoción de cualquier cosa, queso, bebidas energizantes o crema para fortalecer la piel del talón o la vagina, y están dispuestos a olvidar todo, incluso para qué se despertaron esa mañana o para qué bajaron a la calle, con tal de conseguir algo gratis.
Me molesta la gente que mira tu carrito del supermercado con la boca abierta y codean a su triste marido/esposa, y señalan con un dedo, y ponen una expresión, mitad fastidio, mitad odio, porque no pueden entender cómo tu comprás lo que comprás, y por qué nunca coincide con lo que ellos compran, y eso es muy molesto, eso tiene sin dudas tremendas implicancias, terribles significados.
Me molesta la gente que llega a un lugar, a una tintorería o a un hospital, y te están atendiendo, en el mostrador, la persona comienza a hablar por encima de tu espalda, como si tu no estuvieras, o como si estuvieras pero aún así no contaras, porque no hay nada más importante en el mundo que la propia necesidad.
Me molesta la gente que corre y mientras corre te odia porque tu sólo quieres caminar,  me molesta que alguien cree que porque el tiene colesterol, tu tienes que tener colesterol, 
Lo que te quiero decir es que me molesta la gente, sin importar mucho el motivo.

jueves, 24 de julio de 2014

EN LA MESA DE AL LADO


EN LA MESA DE AL LADO

En la mesa de al lado, alguien discute las tremendas implicaciones de ser árbitro de tenis.
En la mesa de al lado, alguien se pinta los labios de un rosa pálido, un rosa que no debió haber sido inventado nunca, un rosa triste y criminal. 
En la mesa de al lado, alguien mira radiografías y dice lo importante que son las vértebras para el ser humano en general.
Día tras día, la gente que se sienta cerca mío en los bares, son de lo más toca cojones que he visto en mi vida, son de lo más toca cojones que hay.
En la mesa de al lado, chillan en lugar de hablar, parece que esten sentados en mesas distintas una en cada punta del bar.
En la mesa de al lado, siempre hay los que hablan de cine contando el final de las peliculas
Y yo sospecho que debe haber algún torneo clasificatorio en alguna parte, que hay un ranking, que se entrenan. 
Supongo que el premio mayor es pedirme un sobrecito de azúcar, o preguntarme la hora, o tocarme la silla con el respaldo de otra silla.
Algo de eso hay, porque siempre tiene que haber  gente rara en la mesa de al lado.

miércoles, 23 de julio de 2014

VENDEDORES DE PARAGUAS




VENDEDORES DE PARAGUAS

Cada vez que llueve, en las calles del centro, surgen, de la nada, como duendes, los vendedores de paraguas.
Este hecho puede parecer trivial y pasar desapercibido al ocasional transeúnte. Pero no a mí.
Es muy triste y es muy grave. Casi toda la maldad del género humano está ahí. Es el cromosoma de lo peor, es el adn de lo vil. Es alguien que pide revancha, que sonríe pura y exclusivamente por la desgracia ajena, que es tu desgracia, es alguien que aguarda agazapado, en la penumbra, masticando odio, esperando el momento, ese precioso momento de patearte el culo, porque necesitas algo que yo tengo y me lo vas a tener que pagar.
Entonces me paro, a dos o tres metros del vendedor de paraguas, bajo la lluvia, y el vendedor de paraguas busca el contacto visual y esboza una sonrisa maligna que Hitchcock la hubiese filmado para alguna de sus películas, una sonrisa capaz de asesinarte, porque el mundo está funcionando tal cual lo imaginó.
Pero yo no me muevo, no avanzo, no pregunto el precio de tu maldito paraguas.
Me quedo bajo la lluvia, estoy quieto, tranquilo, y muy relajado, mientras el vendedor de paraguas ya no me sonríe, mira a los lados como si le estuviera sucediendo algo tremendamente injusto, buscando donde fallo, quizas la sonrisa exagerada, o etiende que con la lluvia que cae yo no le compre un paraguas.
Las gotas me caen por el rostro y se pierden entre los pliegues de mi ropa. Me mojo hasta los huevos. Es genial.

Se puede aplicar a los vendedores de carveza, los lanza coetes luminosos, etc.

sábado, 24 de mayo de 2014

NO VOTAR

Para mi el sistema esta caduco unos ineptos nos mangonean con votaciones y demas paridas,
yo a mi edad estoy por encima de estos personajes siniestros.
Ir a votar para poder quejaros el que no vota no puede quejarse, que tonteria.


sábado, 1 de marzo de 2014

El sueño termino



‘El sueño terminó’, dijo John Lennon, antes de anunciar la separación y final de los Beatles, y anunciando al mismo tiempo muchas otras cosas, ya que se trataba de un verdadero ícono musical que dejaría grabada su manera de pensar, me atrevería a decir, para siempre. 
Uno podría arriesgar, sin temor al escándalo, que el mundo occidental, antes y después de los Beatles, es diferente.
También fue John Lennon quien dijo "alcanzame la sal Yoko"

miércoles, 19 de febrero de 2014

CUATRO FOTOGRAFIASlas las chicas, Sonia y Brenda + Un regalo para Carmen ama de casa 62

En todas las fotografias se ha escuchado T HUNDER ROAD
de Bruce Springsteen





CARMEN AMA DE CASA 62 AÑOS. PONTE EN CONNTACTO CON MIGO, ESTA FOTO  VA PARA TI

domingo, 16 de febrero de 2014

Soy un Naufrago con la foto soñada

Sabado no Domingo , que semana mas rara me he despertado hoy he prensando que era Jueves, llevo toga la semana encerrado en casa.
He vaciado mi cabeza para poner en orden la cantidad de ideas, también he llenado dos bolsas de basura, 
Mucha música, he encontrado en un rincón una canción de Iggy Pop - I Wana Be Your Dog
Tan desordenado
Te quiero aquí
En mi habitación
Te quiero aquí
Ahora que're gonna be
Cara a cara
Y yo'll estaba justo abajo
En mi lugar favorito
Y ahora quiero
Ser tu perro
Ahora quiero
Ser tu perro
Ahora quiero
Ser tu perro
Bien c'mon
Ahora me'm ready
Para cerrar mis ojos
Y ahora me'm ready
Para cerrar mi mente
Y ahora me'm ready
Sentir tu mano
Y perder mi corazón
En la ardiente arena
Y ahora quiero
Ser tu perro
Y ahora quiero
Ser tu perro
Ahora quiero
Ser tu perro
Bien c'mon


Recordaba la canción de Joan Jett

No voy a detallar todo, también muy importante para mi , personas arrinconadas en mi cabeza como amigos y de amigos nada conocidos y  de lejos,  me he instalado un avisador, para todas las personas que se dicen amigos, Alerta

Mas o menos enfocado todo, he ido a ver salir el s, antes de salir veo una botella yh me digo - Hoy  estas hecho un naufrago.l
Cosas que pasan, cosas de la vida. Tiro la botella al mar. Es el manual del náufrago: barba, rincón desierto, botella al mar.
Me doy vuelta. Transcurre un instante, tan solo un instante, la ranura de tiempo que dura un instante. Oigo ruido de vidrios rotos. ¿Se trata de suerte, de una desgracia, tal vez es poesía?


Por fin la foto soñada una ola cubriendo la salida del sol.

Aviso, necesito pasta, haver quien es el guapo que me soluciona la primavera, copiando la foto, para incrédulos averiguar y vereis la pasta gansa que pillas

lunes, 10 de febrero de 2014

sábado, 8 de febrero de 2014

Avui m'he aixecat de mala òstia

Avui m'he aixecat de mala òstia


Si llevo dias levantandome de mala ostia, me tranquilizo escuchandote. Gracias


Desde que German se fue, "Después de la lluvia" se ha convertido en una canción inprescindible, he colgado unos de sus ultimos proyectos "Cocoma".

Tu sabias valorar a los AMIGOS, con mayusculas y no a los supuestos amigos que cuando mas los necesitabas mas te jodian.

jueves, 6 de febrero de 2014

¿Te odio! dijo


La mujer se me acercó en la calle y comenzó a insultarme. Yo estaba bajo un toldo, cubriendome de la lluvia. Me encanta la lluvia, pero estaba con varias carpetas llenas de fotografías que no debían mojarse. Meditaba sobre la conveniencia de esperar o definitivamente  comprar un paraguas. Me molesta que intenten venderme un paraguas, justo cuando llueve, porque es cuando uno más lo necesita. El vendedor lo sabe; el vendedor se relame (hablare de los vendedores ambulantes de paraguas).
Volvamos a la mujer; era bonita, huesuda, con el cabello recogido en una simpática cola de caballo y el rostro desencajado por la bronca. Siguió gritándome.
‘¡Te odio!’, dijo; ‘¡te odio con toda mi alma!’, dijo; ‘¡cómo pudiste hacerme esto!’, dijo. 
La miré. Esquivé un puñetazo que iba dirigido a mi rostro, y se incrustó en mi hombro, y la miré. Jamás la había visto en mi vida.
La mujer volvió a la carga, así que la dejé golpearme un poco. Me pareció importante que se cansara. 
Tras cuatro o cinco golpes más, se puso a llorar y cayó de rodillas sobre la acera mojada. Dejo su bolso en el suelo mojado y se pasó una mano por el pelo, intentando adherirlo definitivamente a su cráneo, desesperada.
La gente que pasaba se había detenido, dispuesta a lincharme. Esperaban, expectantes, un gesto de la mujer, una instrucción, para molerme a palos entre todos. La gente quiere desquitarse de la maldita e insólita vida que les ha tocado en suerte. Necesitan un motivo, una causa. 
Me arrodillé junto a la mujer, cuidando que las carpetas no se mojaran. Le acaricié una mejilla; no pude evitarlo. Le sequé algunas lágrimas con mi pulgar. 
‘¿Estás bien?’, dije; ‘no te conozco; te juro que no te conozco. Jamás te vi en mi vida’, dije. 
La gente aguardaba el desenlace con curiosidad. Estaban dispuestos a golpearme, o a aplaudir; la cosa se ponía interesante. 
Ella me miró. Seguía llorando cuando me miró.
‘Es verdad’, dijo. ‘No nos conocemos, todavía. Pero nos vamos a conocer, y va a terminar mal. Me vas a hacer sufrir mucho. Quise evitar esta escena, pero no pude. Me salió quejarme por adelantado. Lo siento perdoname. 
La ayudé a incorporarse y andando bajo la lluvia la acompañe sujetandola de un brazo a la estación de metro mas cercana.


miércoles, 5 de febrero de 2014

Como me dijo, "Paco" o "Paquito" el chimpancé, Somos capullos


Te quiero.
–¿Por?
–Porque te quiero, porque me gustas.
–Es muy genérico. Tiene que haber algún porqué, algo concreto. 
–Me gusta tu forma de ser, me haces reír. 
–Eso es por la novedad, no es una cualidad duradera. 
–Me atraes físicamente. 
–Eso se agota aún con mayor velocidad. Con la convivencia, por ejemplo. 
–Te necesito.
–No sirve, es inseguridad.
–Eres buena compañía. 
–Suena limitado, lo mismo podría decirse de una mascota, de un perro, de un animal. 
–Siento que somos el uno para el otro, que el destino nos puso en un mismo camino para que nos cruzáramos, que nos completamos, que para cada uno de nosotros el otro encaja de manera ideal.
–No seas fatalista. Suena muy  peliculero, es una frase muy dicha.
Se hace una pausa. Un silencio. El ruido de los coches intentando llegar llegar a alguna parte. sirenas de las ambulancias, una manifestación, la policía, etc. etc.
–No sé, tal vez tengas razón. Quizás no te quiero.
–Por un momento pensé que eras la persona perfecta para mí, qué lástima.

CHICA MALA


Eres mala.
Eres tan mala que si te picara una víbora, la propia víbora iría, arrastrándose, de qué otra forma, hasta urgencias del hospital más cercano, a pedir un antibiótico.
Eres tan mala que un cocodrilo, frente a ti, movería la cabeza de un lado a otro, apretando los dientes como sólo un cocodrilo sabe hacerlo, negándose a abrir la boca.
Eres tan mala que un tiburón pasaría a tu lado nadando de costado, con una simpática gorra de baño en la cabeza, tarareando una dulce tonada, intentando imitar a Rita Hayworth.
Eres muy guapa, pero eres mala.


martes, 4 de febrero de 2014

Un chimpancé llamado Paco o Paquito


Fui al zoológico. Fui a la jaula de los monos. De los chimpancés, para ser más exacto. Tras un ínfimo soborno al guardia, se me permitió traspasar un absurdo vallado. Pegué mi cara a los barrotes de la jaula. Uno de los chimpancés, en apariencia llamado ‘Paco’, o ‘Paquito’, me miró con algo de curiosidad. Se hallaba sentado sobre un pedazo de tronco de árbol; el pedazo de tronco de árbol estaba podrido.

Viendo que yo permanecía aferrado a los barrotes, con la cara prácticamente metida dentro de la jaula, ‘Paco’ o ‘Paquito’ terminó de comer su banana; luego se rascó la nariz; luego se rascó el culo; luego se olió los dedos. Espantó unas moscas dándose una palmada en la espalda. Se puso de pie. Avanzó unos pasos con ese particular bamboleo. Se acercó hasta mí. Quedamos cara a cara. 


Entendí que era la oportunidad que había ido a buscar.
–Atiende –dije–; quiero saber el secreto de la evolución de las especies. Si el hombre desciende del mono. Cómo fue el proceso evolutivo. Dime algo, lo que puedas. Tampoco pido que me lo cuentes todo. 
‘Paco’ o ‘Paquito’ imitó mi postura. Se agarro de los barrotes, también, los brazos bien en alto. Puso su cara a la altura de mi cara.
Me miró. Nos miramos.
–Capullo, sois todos unos capullos –dijo, y sonrió con una sonrisa que ha sido retratada y utilizada en pósters hasta el cansancio. 
Juro que lo dijo, pero el guardia fumaba, mirando hacia otro lado.

lunes, 3 de febrero de 2014

DETALLES QUE NO SE CUIDAN


Me viene a ver un amigo. Mi amigo M. A mi amigo M. lo acaba de dejar la novia.
La novia de M. era lo mejor, según M., que le había pasado en la vida, la vida de M. Cuando M. conoció a su novia, uno o dos años atrás, me acuerdo que M. vino y me dijo ‘esta mujer es lo mejor que me pasó en la vida’.
Ahora la novia de M. lo dejó, lo que viene a confirmar la vieja teoría que dice que lo mejor que te pasó en la vida ya te pasó, o te está pasando, mientras lo estamos diciendo, pero la naturaleza intrínseca de lo que te está pasando es que va a pasar, tiene destino de pasar o ser parte sustantiva del pasado, y cuando algo pasa a formar parte del pasado es porque entonces, al mismo tiempo, dejó de ser parte del presente, y entonces, al mismo tiempo también, uno descubre que lo que te pasó no está pasando más, lo que te pasó, por decirlo de alguna forma, ya no te pasa.
–Me dejó –dice M. y se sienta, pero no se sienta, se desmorona en el sillón esperando que el sillón lo contenga, lo anime de alguna forma, le de motivos para seguir adelante–. Me voy a suicidar, Felix.
–¿Cuándo? –Le pregunto.
–¿Eh?
–Cuándo, digo. Cuándo te vas a suicidar.
–No sé, esta noche –saca un cigarrillo, pero no tiene fuerzas para encenderlo. Cuelga el cigarrillo de sus labios, y allí permanecerá por lo que dure la charla.
–¿Cómo?
–¿Eh?
–Cómo, dije. Cómo te vas a suicidar.
–Me voy a emborrachar. Voy a tomar whisky, hasta quedar inconsciente. Y tengo pastillas, tengo un frasco lleno de pastillas, para darme un refuerzo, para estar seguro que no me voy a volver a despertar.
–¿Cuánto whisky compraste?
–No sé, debo tener una botella en casa.
–¿Qué marca es?
–¿Eh?
–Qué marca es, el whisky.
–Old Smuggler, creo. O Ballantine’s. Había un Ballantine’s que me regalaron para fin de año.
–¿Y dónde vas a estar?
–Eh. No sé.
–¿En la cocina? ¿En el comedor?
–En el comedor, en el comedor tengo la tele.
–¿Y cómo vas a hacer?
–¿Cómo voy a hacer qué?
–Cómo vas a hacer para suicidarte.
–Me voy a sentar en el comedor, después de cenar. Me voy a sentar en el comedor, en calzoncillos, a mirar la tele. Y me voy a tomar el whisky.
Media botella de whisky, primero. Ahí me voy a tomar las pastillas, tengo dos cajitas de rivotril, de dos miligramos. Y voy a seguir tomando whisky, hasta quedar inconsciente.
–Y te vas a morir.
–Y me voy a morir.
–Bueno, está muy bien.
–Por qué me hacés tantas preguntas,Felix. ¿Tu crees que ella va a volver? ¿creés que no tengo que matarme?
–No creo que vuelva, para decirte la verdad. Tu novia siempre me pareció una mujer repugnante. Pero tu un tipo tan ordenado y meticuloso, no piensas en los detalles. A mí me parece que para matarte deberías haber pensado un poco más la marca del whisky, qué programa de televisión vas a estar viendo, qué vas a cenar antes y que vas a cenar.
A mí me parece que el problema es siempre el mismo, todo el mundo debería prestar un poquito más de atención a los detalles.



LLORANDO por San Sebastian

TERRORIFICO, ALUCINANTE, PAVOROSO, INCREIBLE, DESOLADOR, IMPOTENCIA, y muchas LAGRIMAS

video
                                                   SAN SEBASTIAN - TE QUIERO

domingo, 2 de febrero de 2014

De manera enpalagosa, absoluta, brillante, asquerosa, deforme, absurda


de manera demencial y caótica.
de manera ridícula y excesiva.
de manera desenfrenada y rústica.
de manera salvaje y solitaria.
de manera áspera pero simpática.
de manera soberbia y descarada.
de manera tonta y loca.
de manera crítica y molesta.
de manera suburbana y subnormal.
de manera teatral y para nada complaciente.
de manera intimidatoria y amable.
de manera rutinaria y peligrosa.
de manera berreta y cualunque.
de manera intramuscular, de manera endovenosa.
de manera preocupante y repulsiva.
de manera distante y asustada.
de manera enfermiza y pestilente.
de manera genital y monárquica.
de manera fachista y tiernamente.
de manera supurante, trepidante, infecciosa.
de manera insoportable.
de manera empalagosa y con polillas.
de manera raquítica y valiente.
de manera egoísta y venenosa.
de manera opaca y sin llavero.
de manera absoluta y desesperada.
de manera que da miedo.
de manera creativa y oligoide.
de manera espermática y desprolija.
de manera súbita y apática.
de manera deforme y asquerosa.
de manera suicida y sin gomina.
de manera ingenua y complicada.
de manera amistosa y alérgica.
de manera violenta y cariñosa.
de manera estupefacta y sombría.
de manera revolucionaria y antigua.
de manera infame y prodigiosa.
de manera triste y lejana. 
de manera irrefutable y espasmódica.
de manera condenable y perdonable.
de manera sobrehumana los domingos.
de manera fantástica y absurda.
de manera inexplicable y anacrónica.
de manera ficticia pero fuerte.
de manera brillante y transpirada.
de manera criminal y sin vergüenza.
de manera anárquica y justificable.
de manera insignificante y anodina.
yo
te quiero.

sábado, 1 de febrero de 2014

El hombre del huevo grande


Catalunya, Barcelona, Un Museo. 
Un hombre, el ‘Hombre 1’, contempla un cuadro. El cuadro es un Magritte. El cuadro es de Magritte, pero no, no es el cuadro del hombre con bombín, y una manzana que le cubre parte del rostro. Es un Magritte, pero otro. 
El Hombre 1 contempla el cuadro en silencio; lleva en tal actitud sus buenos diez minutos. Dada la hora del día (es de mañana, temprano; también es enero y en la calle hace un frío que pela) la sala está casi vacía. 
Se acerca un hombre, el ‘Hombre 2’. Por la sonrisa en sus labios, y la familiaridad con que se acerca, es evidente que se conocen, que son amigos. Tal vez han venido juntos, no digo a Barcelona, pero sí al Museo. 
Se produce entonces, entre el ‘Hombre 2’ y el ‘Hombre 1’, el siguiente diálogo.
H2: ¿Y? Estás mirando el mismo cuadro hace media hora.
H1: Está torcido. Si te fijás bien, está torcido. 
H2: ¿Eso? Pensé que te fascinaba esa pintura. No, no está torcido.
H1: Te digo que está torcido.
H2: No creo, Quizás sea otra cosa. Quizás tengas un huevo más grande y pesado que el otro.