martes, 22 de marzo de 2011

Llafranc es Oz o Nunca Jamás ?

He vuelto a Barcelona, renovado y fresco como una lechuga, con la cabeza llena a reventar de vida.

Vuelvo a sentirme cómodo… no, cómodo no, vuelvo a sentirme bien con la vida que estoy haciendo, y me siento feliz conociendo gente nueva, a pesar de mi caradurez hay ciertas cosas que tengo que pulir.

Estoy conociendo gente interesantísima,”personas” que conectan muy bien, amables y siempre con una “sonrisa” algo muy importante para mi.

Muchas cosa en pocos días, charlas reveladoras, presencias agradecidas, mucha música y canciones que forman parte de mi vida, creo que vuelvo a saber como funciona el mundo, NO OLVIDARE, pero empiezo a abrir los ojos, aunque sea solo un poco, respiro más y mejor.

Esta semana he vuelto a amar la lluvia, me ha recordado que nunca utilizo el paraguas, he vuelto a pasear feliz bajo la lluvia, me he dejado lavar por la lluvia y sentirme seco y limpio, a pesar de chorrear agua.

Estuve releyendo Benedetti, ese Uruguayo, que parece que no dice nada, pero que dice mucho, a mi me sirve y tranquiliza como la lluvia, me entusiasma, emociona y a veces me hace llorar, llorar es sano. Me pregunto si tendrá alguna musa que le inspire.

Las musas, son algo que no sobra, pues tal como esta el panorama cultural, muchas musas faltarían para hacerlo interesante, porque creatividad no hay mucha, en música, literatura y cine, escasean los auténticos creadores, el tiempo, me dará la razón.

Leer a Benedetti me aleja del nerviosismo y la vorágine de violencia y velocidad que actualmente nos invade.

Quiero ser tu piel en el invierno para que el frío en ti no pueda entrar, quiero ser la luz en tu camino, sol en la noche, agua dulce en el mar; Ser la puerta que nunca deje pasar al largo silencio y a la soledad, ser, cariño mío, ser yo en ti.

El Mago de Oz