sábado, 18 de enero de 2014

Los extraordinarios zapatos de una secretaria llamada Chiaki


La había conocido de secretaria en ..... y nos hicimos amigos, Chiaki siempre me sorprende por el gusto que tiene, vaya vestida sport, casual, punk, hippie o Chanel todo le sienta bien.
De mediana altura 1,70 muy bien proporcionada, una cara delgada pero equilibrada, su mirada inquieta y un poco vidriosa, quizás porque lleva gafas, es una mujer de pocas palabras.
Tiene un cuerpo ideal, seguramente por eso no le hace falta hablar,
Cuando la conocí vivia con dos amigas Jean una francesa que vivía entregada de cuerpo y alma a la crisis que le provocaba haber cumplido 53 años, aunque por su aspecto parecía diez años menos y Flor nómada sin vocación de serlo. Exploradora del amor, en el cual esperaba encontrar el tesoro del equilibrio, la seguridad y cierta presencia de animo.

Estuvimos hablando del proyecto fotográfico que tengo en mente, le hice una serie de fotos y le filme los zapatos moviendose en sus pies, seguro que lo utilizare alguna vez.

Al despedirnos me dice.

Me prestas 100 euros
No pero te preso un Donut, le contesto
Un Donut no se puede prestar, si te lo comes desaparece
Si te presto 100 Euros tambien desaparecen

Riendose, me dice desaparece de mi vista y llamame pronto