miércoles, 5 de febrero de 2014

CHICA MALA


Eres mala.
Eres tan mala que si te picara una víbora, la propia víbora iría, arrastrándose, de qué otra forma, hasta urgencias del hospital más cercano, a pedir un antibiótico.
Eres tan mala que un cocodrilo, frente a ti, movería la cabeza de un lado a otro, apretando los dientes como sólo un cocodrilo sabe hacerlo, negándose a abrir la boca.
Eres tan mala que un tiburón pasaría a tu lado nadando de costado, con una simpática gorra de baño en la cabeza, tarareando una dulce tonada, intentando imitar a Rita Hayworth.
Eres muy guapa, pero eres mala.