martes, 4 de enero de 2011

Dan miedo, pero cenaría con los maniquis de Chanel


Hace tiempo que voy observando a los maniquís y me dan miedo, son la pareja ideal de los muertos o muertos que quieren ser alguien.
Las ves a ellas divinas, con sus poses provocativas, sofisticadas y agresivas, parece que el ultimo fotógrafo de moda les tuviese que hacer una sesión, siempre están preparadas.
Sus frías facciones y sus medidas las hace ser envidiadas por los vivos.



Hay muchos que parece que tengan un pacto con el diablo, son auténticos supervivientes, con mas de setenta años, este maniquí con aspecto de galán de cine, cuando lo miras parece que te diga “para mi no pasa el tiempo”.


Terroríficos son los niños maniquí, inertes y condenados a una edad, nunca serán adultos, han tenido el tiempo suficiente para tener mucha experiencia.


Son muy amigos de los maniquís freakis, son los mas bestias, cabezas enormes, sonrisas exageradas, proyectos frankenstenianos, consiguen una personalidad propia y son dignos de estar expuestos en casetas de feria o museo freaki.
Los multi hermanas idénticas están en muchas tiendas chinas, todas con la misma cara y peinado, vas por la zona de la calle Trafalgar y siempre la misma cara blanquecina.
Como comentario diré que las maniquís mas guapas son de Chanel, las de Custo unas horteras de facciones muy vulgares, unas facciones muy interesantes las de …
¿No sigo, pensareis que estoy majara!

Un recuerdo para Luis Garcia Berlanga que murio el Noviembre del año pasado, con Rafael Azcona hicieron el guión de su película “Tamaño Natural” donde Michel Picoli se enamora de una muñeca que le mandan del Japón. Se enamora perdidamente de ella, tiene celos, siente una pasión por ella que le desespera, lógicamente ella pasa del tema y eso no lo entiende el amante.
Película muy interesante de 1974, rodada en Francia, Berlanga se gasto con la muñeca casi medio presupuesto, la película no tuvo demasiado éxito en su estreno.
Como he dicho antes, la encuentro muy interesante y la recomiendo.