martes, 15 de febrero de 2011

Porfirio Robirosa en Buen Pastor

Estaba por los extrarradios de Barcelona (ya no tan extrarradios) Buen Pastor , sacando fotografías , pues están tapiando parte del barrio, todas casas de una planta, algunas con un pequeño jardín delante.

Toda la zona del Besos esta arreglada , todo el lateral del río lo han dejado perfecto, con pistas para correr y con un césped fantástico, pero las casas que se fueron construyendo con la llegada de emigrantes han dejado calles estrechas y zonas que difícilmente conocería sin la ayuda de algún vecino del barrio.

Quedan pocos locales como El Safari, comente en otro post que habían cerrado El Palmera, pues si El Safari ha sido un autentico descubrimiento, gracias a Vicente antiguo portero del Madox de Playa de Aro, estaba tomándome un cortado en un bar de la zona, cuando oigo “Que cojones estas haciendo aquí, capullo, jo, jo ,jo” me giro y era Vicente, no recuerdo cuando fue la ultima vez que le había visto.

A los 10 minutos estaba con Vicente en El Safari, eran las 9h30m. de la mañana, vaya antro, vaya follon y vaya personajes.

-Putas, reputas, reputisimas gritaba Vicente

Me fijo en un rincón del bar y veo a una mujer con un aire muy misterioso.

Se sienta recostando su cabeza en el respaldo del sillón.. Parecía una vieja estampa cinematográfica, la foto fija de una secuencia de triste abatimiento sensual. Da la espalda a otras mujeres que la miran desdeñosamente y veo que empieza a silbar dirigiéndose hacia la pista. Una fotografía de Carlos Gardel la observa, con un movimiento en las caderas da media vuelta y chasquea los dedos, empieza a sonar la Cumparsita. La escena es de una belleza que sorprende, no tenia bien memorizada la letra pues solo pronunciaba frases sueltas.

Se llama Bárbara, es amiga de Vicente, después de saludarnos nos pide que la acompañemos a su cuarto.

Se Mira en el espejo y borra una mancha de lápiz que sobresalía de su labio inferior, la voy observando y me doy cuenta que los años pasados por su vida habían sido menos crueles de lo que podía suponerse, veo su cuerpo mas joven que el prematuro envejecimiento de sus compañeras. Su cuarto esta lleno de fotografías de Porfirio Robirosa, se extraña que lo conozca, le digo que lo conozco porque había leído que querían hacer una película de su vida, un autentico Playboy y me gustaba el nombre de su primera mujer Flor de Oro, me sabia su frase preferida “Para conquistar mujeres ricas no hay que ser rico, solo aparentarlo”, tenia un Ferrari con el que murió en un accidente o según dicen un suicidio

Me cuenta que tiene las fotos de Porfirio porque se parecía mucho a su novio, que en un incendio se quemaron todas sus fotos y el murió por salvarla a ella.

-¡Las 10! Grita un muchacho negro, es la hora

-Pasa mi reina, dice Vicente

-¡Que reina ni que mierda!

-Aquí la reina es doña María, replico Bárbara

Una de las otras mujeres se acerca a una JukeBox, pone una moneda, marca numero y letra: al momento se escucha el sonido de una guitarra y después una voz en ingles, era Elvis Presley cantando “Now or never”, de pronto un Trabajador de una fabrica de Embutidos, lo digo por el mono de trabajo lleva el nombre, empieza a cantar O Sole Mio. La gente del local aplaude y canta con el O Sole Mio, vaya jaleo Bárbara me cuenta que ella no es puta, que se lo monta con Vicente que le busco el lugar, donde trabaja de bailarina, la alimentan y dejan dormir.

De pronto una de las ancianas maquillada hasta el cuello, se había levantado de la silla y dando tres pasos de ballet, estirándose de la falda, pide silencio y empieza a cantar

-Somos las más putas, somos prostitutas, somos las requeputas del Safari, li li li.

La gente empieza a gritar que la cante en francés

Bárbara nos da la mano y nos lleva a la calle, son las 11,30h. de la mañana yo estoy alucinado,

-Cuando quieras vuelve, pero no vengas por la tarde ni por la noche es peligroso, me despido de Bárbara y Vicente.

Vicente el antiguo portero del Madox, nos veremos Vicente