miércoles, 3 de noviembre de 2010

Buena dentista y chistosa.


Aprovechando la semana que estuve en Barcelona, tenia pendiente una visita a mi dentista, siempre comentamos temas culturales, exposiciones, cine, libros etc... pero esta vez me sorprendió.

Cuando uno cuenta una cosa graciosa o dice algún chiste, tiene la capacidad de darse cuenta si la otra parte entendió la gracia de lo que uno le decía.
En mi caso cuando es así y noto una risa falsa de la otra parte, me sale preguntar, ¿lo entendiste? y si me dicen que sí, empieza mi ataque... ¿a ver, que entendiste? Y ahí se nota el nerviosismo de esa persona que no sabe que decir, o dice una chorrada o directamente reconoce que no entendió un pepino.

Ayer mientras mi dentista procedía a realizarme la otra parte de la cirugía, tenía la mente más que nada en el tema de la anestesia que no hacia su efecto y que me termine llevando como quince pinchazos en la boca. En una de esas, la dentista empieza a contar un chiste, el cual no entendí en absoluto, pero claro, tuve que decir sin mover la boca "jahhh moyyyyyy buenoooooo"
Después a los 30 minutos cuando ya todo había pasado, vuelve a contarme el mismo chiste y yo "que bueno, muy bueno" todavía no lo había entendido, y ahí me pregunta:

-¿Lo entendiste?
-Si, lo entendí! (mientras le decía la parte final del chiste para que se entienda que lo sabía).
-A ver, que entendiste?
-Ehhhhh no lo entendí...

Juro que después de lo de ayer, voy a pensarlo dos veces cuando le pregunte a alguien que me explique mis chistes, es totalmente vergonzoso.

el chiste ---- Vendo gato "angora"... mangana sera muy tarde ----------- ¿Lo entendiste?


Las fotos Plaça Catalunya de Barcelona