domingo, 14 de marzo de 2010

Grüße (Recuerdos en aleman)

Ahora que tengo tiempo libre para parar y pensar, estoy en mi habitación, me siento en mi sofá y miro mis libros, cd’s y recuerdos todo alrededor mio, me doy cuenta de lo tranquilo que estoy y que las obsesiones que han estado amargandome muchos de estos días, cada vez pierden fuerza.

Los recuerdos estan ahí y no nos damos cuenta. Forman parte ya de nuestra memoria, parte de nuestro pasado, Quedan sujetos a personas, lugares, situaciones lejanas que a veces creemos olvidadas. Aparecen de vez en cuando para recordarnos lo que hicimos hace tiempo. En algun bolsillo del abrigo que hace tiempo no te pones, en cualquier rincon de la habitacion, amotonados entre libros, en una caja cualquiera. Están por todas partes, casi todos me pertenecen.

Cada recuerdo esta en su sitio, si es que tiene sitio, me dicen que son trastos, pero los tengo controlados, cualquier persona que entrase en mi habitacion solo veria que libros, cd’s y cajas, todo amontonado y desordenado a mi manera, catalogos de exposiciones, postales, una de Mae West que dice “cuando soy buena, soy muy buena, pero cuando soy mala, soy mejor”, targetas, varias bolsitas con arena, “recoje un poquito de tierra por donde vayas y luego la lanzas en algun rio o mar y dices mi nombre” lo lei o vi en alguna pelicula, una entrada de cine, varias más bien, la entrada del concierto de Elvis Costello, badges, un cassette edicion especial de Bowwowwow, un posavasos muy especial del “Gambrinus” restaurante que estaba debajo la gamba de Mariscal en el Pg. del Moll de la Fusta, cada uno en su montañita de libros, revistas y Grüße
Un tapon de una botella de cava que se descorcho cuando nacio mi hijo. Es un recuerdo curioso.
Mis libretas negras con cientos de apuntes, algunos muy comprometedores.
Trimestralmente los reordeno y vuelta a empezar.
Demasiados recuerdos. Todos bonitos. Los malos los tiro, los quemo o los escondo. Me gusta volver al pasado si es para sonreir. Me gustan los recuerdos. Me gustan que formen una pequeña parte de mi. O mejor aún, que yo los haya creado a ellos a medias con alguien. Me encanta. Muy buen recuerdo voy a tener esta noche de L’auca del senyor Esteve en la Sala Gran del Teatre Nacional de Catalunya, La adaptación de Carme Portaceli también directora, y Pablo Ley traslada al senyor Esteve y su mercería de La Puntual, en el barrio de La Ribera, al silencio y la oscuridad de la época franquista.
Esta revisión se inicia con el bombardeo de Barcelona por las fuerzas de Franco y se prolonga hasta la muerte del dictador. No era esa la primera idea del proyecto, pero fue Portaceli quien animó a Ley a dar un salto monumental de 50 años. «El estevisme tiene mucho que ver con el silencio que vivió este país, y sobre todo Barcelona, una ciudad muy castigada por el franquismo», explicó la directora. La escenografia de Paco Azorin, la musica en directo de Dani Nel-lo y cuatro musicos mas, es impresionante. asi como la interpretación de los diez actores que representan la obra Manel Barcelo, David Bages, Boris Ruiz, Llorenç Gonzalez, Gabriela Flores, Montse Perez, Carme Gonzalez, Albert Perez, Cristina Sirvent y Neus Bernaus
video