sábado, 27 de marzo de 2010

Libreta Negra _ 3

Seguramente algunos de vosotros habrá visto algún partido de futbol en un bar . Además de tener que estar sentado incómodo en una silla dura por un par de horas, muchas veces uno se enfrenta a situaciones que lo ponen frente a frente con lo más crudo de la condición humana.Nunca sintió uno un odio más puro, mientras imagina innumerables torturas y murmuramos explicitos insultos hacia el imbécil que te tapa un trozo de televisor.
La situación es, todos colocados y sentados a punto de ver el partido, PATAPLAM !!!! aparece el personaje amigo de una chica que tengo delante y el muy berzotas, pilla una silla y se sienta a su lado, la chica me mira y le dice algo al oido, el se gira, me mira y continua sentado delante de mí.¿Cómo alguien puede ser tan desubicado de sentarse justo en frente de otra persona? El maleducado encima se da el lujo de estirar los hombros y mover el cuello, come, toma cerveza y grita al mismo tiempo, va al baño cuatro veces, desarrolla unos movimientos inimaginables, que no se puede dejar de prestar atención. Todos ven sus movimientos, si se rasca el culo, si bosteza.Resulta imposible concentrarse en el partido con esa sombra negra que recorta la imagen. Pasan los minutos y el pánfilo, ajeno a la molestia que crea, vive totalmente ajeno a si hay gente sentada más atrás.Sin embargo, muy rara vez alguien efectivamente dice algo, finalmente el partido termina y todos nos vamos.
El resultado, no importa, ganamos.

Y HOY CALÇOTADA...