jueves, 3 de junio de 2010

Moon, pelicula necesaria

De 20h a 22h tuve una interminable reunion de vecinos con el administrador de la finca donde vivo, sali con la cabeza como un bombo,
por suerte se me ocurrio revisar la pelicula Moon.

Duncan Jones llegó a Sitges y arrasó, “Moon” no ganó un premio, se llevó tres: Mejor Guión, Mejor Actor y Mejor Dirección. Todo esto para una “Opera prima” es un gran reconocimiento a una obra que se lo merece.
En esta película no verás grandes efectos especiales, no estarás delante de una superproducción de Sci-Fi espectacular, no tendrás actores de renombre, es más, no tendrás muchos actores. Sam Rockwell se encarga de prácticamente todo y lo hace a la perfección.

Un hombre en la luna, solo, en una misión de tres años de duración, tan solo le faltan dos semanas para volver a casa, junto a su mujer y a su pequeña hija. La estancia se le está haciendo eterna y tan solo una máquina llamada Gerty lo acompaña, lo anima, es su amiga en su soledad. Una máquina que recuerda a “2001: Odisea en el espacio” de Kubrick. El hombre, solo, angustiado comienza a ver cosas extrañas…

Ciencia ficción inteligente. Revisión y homenaje a grandes clásicos de este género. Entretenida sin necesidad de explosiones ni disparatados efectos especiales. lastima de la estética indie de chándal y playeras.

Lo malo de esta película es que ha pasado sin pena ni gloria por la cartelera. Moon era una película necesaria. En un género devorado por aquello que ayudó a llevarlo al éxito, los efectos especiales, se agradece que alguien haya decidido tomarse un respiro y volver a los orígenes; por tanto todos aquellos que tengan la corteza cerebral visual quemada por los productos de grandes efectos especiales, deben abstenerse de verla porque solo salen unos cuantos planos del exterior lunar y otros pocos de efectos digitales. Este espíritu retro, casi amateur, le da al conjunto un toque perfecto de inteligencia y de elegancia, de serenidad incluso. Sam Rockwell está perfecto, y lleva el peso de la película sin grandes aspavientos, porque la historia es pausada, intimista y rodada con sabiduría por Jones.. .
Uno no lo nota al principio, pero luego se da cuenta que se trata de una película sostenida por un solo actor: Sam Rockwell. Es increíble, nunca había visto (y no creo que haya otro film así) una película de un solo actor. Los otros dos o tres que aparecen en los vídeos que le envían desde la Tierra son irrelevantes y, de hecho, podrían no estar y escucharse sólo sus voces. Del mismo modo, la voz de Kevin Spacey tampoco es relevante y podría ser un sonido metálico que es lo mismo. I

nsisto: se trata de una película hecha con un solo actor, algo que nunca había visto. Tiene la calidez intimista de los cuentos de Ray Bradbury y el entorno de "2001".

Excelente. Totalmente recomendable!