miércoles, 23 de junio de 2010

La dieta de la luna

Estaba sentado tranquilamente en el Metro cuando en la estación de Paseig de Gracia entran dos mujeres que se sientan en los dos asientos libres que hay enfrente mío, una cruza las piernas de forma provocativa, aunque desprovista de toda sensualidad, como declarando que en su casa ella hacia lo que le daba la gana y que no le importaba enseñar una parte de su muslo porque, por atractivo que resultase, era inalcanzable para todo mortal que no se hubiese casado con ella.
No tengo el mp3, me temo lo peor y efectivamente empieza la conversación.Volví al Gym!!! lo bien que me siento no te lo puedo explicar, no falté mucho, solo estas últimas semanas liada con Gerardo, pobrecito ... pero para mi fue una eternidad.

Como todos los años, para esta época, me encontré el lugar lleno de caras nuevas.... me molesta, no porque sea egoísta y no me guste compartir... me molesta que una va toooodo el año, tranqui, puedes hacer tu rutina sin inconvenientes, y en Junio, se llena de gente que se pasó el resto del año comiendo chocolates y otras porquerias, ahora quieren ponerse el bikini y como no les entra se vuelven locas... uffff... Y ahi viene la peor parte, van al gym pensando que en dos meses van a lograr lo que no lograron en años.... ocupan las máquinas y se ponen a charlar de la dieta de la luna, la dieta del pepino y del bikini que piensan ponerse este verano... eso si, de hacer los ejercicios ni hablar... pensarán que con solo pagar la cuota, ir y charlar sentadas en el banco plano van a lograr algo?... no las entiendooooo!!!

Yo cumplí con mi rutina de 20´de cinta, 20´de bici mas la parte de sobrecarga (hoy me tocó hacer pecho y hombros) mañana me va a doler todo, lo sé, pero me encanta, eso si... me llevó mas de mis dos horas habituales por el solo hecho de tener que esperar a las cotorras, que se dignen a desocupar las máquinas.

En fin, tendré que acostumbrarme como todos los años, total, para San Juan desaparecen y no vuelven hasta el próximo junio.Ahora me falta volver al solarium y estoy lista... que bonito volver a tener tiempo para dedicarme a mi.

Lo de Gerardo es para pasar el rato, me distrae como la musica y el cine.
Todavia tengo la boca abierta, que alucine, pobre Gerardo.